Recetas saludables y frescas para combatir el calor

Llegan los meses de verano y el calor aprieta ¡y ahoga!

Independientemente de que sea incómoda la sensación de estar pegajosos todo el santo día, el calor provoca algunos efectos sobre nuestro organismo. Estos efectos van desde la fatiga y el insomnio nocturno hasta las confusiones pasando por la sequedad, los dolores de cabeza y (los casos más extremos) la deshidratación o el temido golpe de calor.

Pero aunque no podamos controlar los efectos del calor, sí que podemos combatirlos. Y para eso estamos nosotros. Para daros algunos tips sobre cómo combatir estos calores veraniegos con estas saludables recetas que podéis preparar en vuestros pisos compartidos.

Desayuno

Aunque llevemos toda la vida escuchando que el desayuno es la comida más importante al igual, no es así. Como tampoco lo es que al zumo de naranja se le vayan las vitaminas si no nos lo tomamos segundos después de exprimirlo. Como tampoco lo es decir que Cruella de Vil sea la villana más maléfica de la historia. Pero volviendo al desayuno, aunque hayamos desmontado ese mito, esa supremacía poderosa que le da ventaja respecto al resto de comidas, sí que diremos que es importante. En su justa medida.

Está claro que salir de la cama, ducharse (eso SÍ que es importante a rabiar) e ir al trabajo/universidad sin haber probado bocado, no es lo más recomendable del mundo. Más que nada porque nos puede dar un yuyu (pájara, hipoglucemia o mareíllo de los de toda la vida) antes de empezar con nuestras actividades diarias. Por eso es importante desayunar. Y más aún cuando el calor aprieta.

Nuestra propuesta es bien sencilla: un batido con un vasito de leche de soja, 1 kiwi, 1 plátano, 2 cucharadas de avena y 5 nueces (peladas, claro). Y tenemos varias formas de disfrutar de este rico desayuno:
1. En un bol, podemos echar la leche, añadir las cucharadas de avena y las nueces; y, aparte, comernos a bocados el kiwi y el plátano. Aquí sí mantenemos el mito de que la fruta es mucho más recomendable comerla que licuarla, batirla, whatever más que se os ocurra hacer con ella.
2. Pelamos el plátano y el kiwi y los troceamos. A continuación, echamos los trocitos de ambas frutas en la batidora. Añadimos el vaso de leche de soja, las cucharadas de avena y las nueces y ¡a batir! Una vez esté batido, lo servimos en un vaso y, para que esté más fresquito, le añadimos un hielo. Y a bebérselo.

Con este sencillo desayuno, nos aseguramos nutrir a nuestro cuerpo de fibra, calcio, proteínas y vitaminas para afrontar con mucha energía la primera parte del día.

Hora del desayuno: de 06 a 08am.

Almuerzo

Para el almuerzo seremos muy claros, concisos, escuetos y, vaya, que iremos directos al grano. Una manzana, una tortita de maíz, un café o un té podría saciar el hambre y matar a ese gusanillo que nos pica en la barriga entre el desayuno y la comida.

Hora del almuerzo: de 10 a 12pm.

Comida

Tanto si eres de l@s que practican cualquier deporte a medio día, como si eres de l@s que no, la comida siempre es recomendable que sea a una hora temprana. ¿El motivo? Si comemos tarde, nos la jugamos a que una somnolencia incontenible nos ataque de improvisto. Vamos, que tengamos unas ganas de pegarnos una siesta que no tenga nombre. Por eso, intenta comer pronto.
Para la comida, proponemos esta rica ensalada griega que puedes prepararte en pocos minutos.


Ingredientes:
1 pepino (lavado y sin pelar) cortado a taquitos
1 tomate (al que le quitamos el corazón y lavamos) también cortado a taquitos
Queso feta, tanto como gustes
Aceitunes negras, a ser posible sin hueso para que nos cueste menos trocearlas
1 limón exprimido
Aceite (de oliva. Del bueno. Del nuestro)
Sal
Eneldo en especia

Y la preparación, no tiene mucho para explicar: cortamos pepino, tomate, queso feta y aceitunas negras y, por ese orden, los añadimos al bol o tupper taper que vayamos a usar. Mezclamos y añadimos un chorrito de aceite, el zumo de limón, una pizca de sal y esparcirnos el eneldo. Volvemos a mezclar todo y ¡a comer!

Esta ensalada es un manjar del que disfrutar en verano. Y es que el zumo de limón le aparto un toque frío que nos sentará genial en mitad de nuestro día. Y, si nos sobra limón, aprovéchalo para añadirlo a un vaso con agua y hielo y bebértelo.

Y, ¿de postre? Un yogur natural (o del sabor que quieras) bajo en grasas con una onza (o dos, aquí ya eliges tú) de chocolate negro.

Hora de la comida: de 13 a 15pm.

Merienda

Para la merienda, nuestro consejo es huir de la bollería industrial y tirar de la fruta. Para ello, os compartimos un zumo que a muchos de los miembros del Badi Team nos encanta y solemos preparar prácticamente a diario.

Ingredientes:
2 tajadas de sandía
1 naranja
1 kiwi
Unas hojas de hierbabuena
EXTRA: si estamos en temporada (que lo estamos), añadirle cerezas.

Tiramos de nuevo de nuestra amada batidora, troceamos la sandía (pepitas incluidas, que no es cuestión de ir una por una quitándolas) y el kiwi. Exprimimos la naranja y añadimos un puñado de cerezas (esta vez sí, sin hueso*). *Vigila de no mancharte al deshuesas las cerezas que la mancha de cereza no es fácil de quitar. Pero de eso ya hablaremos en otro post blog de consejos cuando vives en un piso compartido y no con tu madre. Y rociamos el zumo de naranja. Cuando ya tenemos todo, añadimos dos o tres hojitas de hierbabuena lavada y batimos el zumo. Lo servimos en un vaso y le añadimos un par de hielos. Y a relamerse. Este zumo es muuuy muy fresquito, sabe a gloria bendita y será el “plato” perfecto para terminar de tomarte esas 5 piezas de fruta al día que llevamos toda la vida escuchando que hemos de tomar.

En este vídeo te enseñamos cómo solemos preparar este zumo en cada merienda. Porque si hay algo que nos encanta hacer en Badi es comer sano, cuidarnos mucho y jugar todo lo que podamos con la comida. Eso sí, JAMÁS desperdiciamos nada.

Hora de la merienda: de 17 a 19pm.

Cena

Irte a la cama con la panza a reventar no es algo muy recomendable. Si ya es calor hace que nos cueste dormir mucho las noches de verano, con la barriga a tope de comida el insomnio caerá por su propio peso. Por eso, cuanto más ligera sea la cena, ¡mejor!

Nuestra recomendación son unas tostadas (claro… ¿qué si no?) de pan con pipas, aguacate, salmón, soja, sésamo y semillas de chía. Muy fáciles de hacer, riquísimas, fresquitas e ideales para irte a dormir como un/a bendit@. Y, si las acompañamos de una infusión, preparaemos nuestro body badi para soñar con los angelit@s.

Y se ven taaan bonitas, que probablemente la noche siguiente quieras repetir.

Hora de la cena: de 20.30 a 22.30pm.

Si os gusta esta dieta de un día que os compartimos en Badi, os proponemos un reto: cumplid este plan todos los compañeros de piso, sacaros una foto para publicarla en instagram o subirla como una storie etiquetándonos @badiapp. O si lo preferís, curraros alguna receta tan fresquita como estas que os compartimos y enviádnosla por instagram. Si nos mola, no sólo la repetiremos en nuestra ofi, si no que le sacaremos una foto bonita y la compartiremos en redes sociales etiquetándote en nuestras recetas para combatir los calores de verano.