Cómo comerte una onza de chocolate sin que…

… tu compi de piso se dé cuenta. 😏

Porque claro, siempre llega el típico día en que tu cuerpo mata por una onza de chocolate y corres como pollo despavorío a la despensa y, para tu sorpresa, no te queda ni una mijita de chocolate en tu estantería. Entonces, antes de llorar a moco tendío, echas un vistazo en el estante de tu compi de piso y voilá! A tu compi de piso sí que le queda una última tableta. ¡Y entera! 😱

Esta situación nos ha pasado en casa muchas veces a Di y a mí. Más concretamente a mí, vaya. Di es tan tan cuqui que se administra a la perfección sus tabletas de chocolate. Yo, pos como que no.🙃Conforme las compro, me las zampo. Y tan a gusto que me quedo, oye. 😌

Total, que uno de esos días en los que me tostaba más de lo normal por un trozo de chocolate, abrí la despensa y vi que a Di le quedaba una tableta entera. Pensé en preguntarle si me daba un trozo, pero como soy una rebelde sin causa, decidí buscar trucos por internet para “robarle” una onza sin que ella se diera cuenta. Sería mi hazaña del día. Jeje. 👹🤘

Y di con un vídeo de “la tableta de chocolate infinita“. Repliqué el truco en casa y, vale, soy una manazas y no me quedó muy allá, pero me moló tanto que le pedí al Badi Team que lo hicieran ellos internamente y lo compartieran. Total, las chicas de Badi tienen brazos de humano, más largos vaya, así que yo me encargué de grabar el vídeo con mi smartphone y ellas de cortar la tableta y hacer de modelo de manos.💅

Eso sí, la onza sobrante de este vídeo, aunque parezca que no, me la comí yo, jeje 😜.

Aquí tenéis el vídeo ilustrativo de cómo comerte una onza de chocolate sin que tu compi de piso se dé ni cuenta. Espero que os guste. La onza estaba to buena.🍫😁 👌