4 Recetas de otoño 🍁🍵

Si hace unas semanas os hablábamos de 3 + 1 Recetas rápidas para neveras vacías, hoy os queremos compartir 4 recetas de otoño muy fáciles de hacer en casa y ¡muy saludables! 💁

Porque después de los deslices veraniegos, de las tapitas, las cañitas y las degustaciones-requetebuenas-con-las-que-nos-encanta-relamernos, toca cuidarnos un poco mientras seguimos disfrutando del gusto ¡con gusto! Que, aunque parezca que no ha llegado el otoño aún porque el clima no acompañe, aunque sigamos luciendo tipo tipazo con pantalones cortos y vestidos estampados y aunque nos sigan apeteciendo alimentos frescos y poco elaborados para comer, de septiembre a diciembre tenemos toooda una paleta de productos INCREÍBLES con los que podemos sorprender a nuestros estómagos, a nuestras citas y/o futuros ex novi@s, a nuestros amigos, familiares y hasta a nuestros compis de piso.

Así que si buscas recetas de otoño fáciles de elaborar, sí… estás en el sitio indicado y en el momento justo 😏 (qué nos gusta parafrasear, joe). Localiza el súper, mercao o badulaque (en jerga Simpsons) que tengas más cerca de tu piso compartido y mete en tu cesta de la compra unas buenas acelgas, berenjenas, bonitos, calabazas, espinadas, pimientos, zanahorias, setas, chirimoyas, granadas, higos, mandarinas, membrillos, peras, uvas y manzanas.

¿Preparados? ¡¿Listos?! ¡YA!

 *Con 🍗 indicaremos los platos con carne. Con este otro 🍆, los veggie friendlys.

1. Conejo borracho 🍗

Empezamos fuerte… como los primeros platos, que deben ser fuertes. Elegimos este plato porque el nombre, sinceramente, nos hace gracia. Y normal… un conejo que, en cuya preparación lleve 1 vaso de vino tinto, 1 vaso de vino blanco y 1 vaso de brandy, ¿cómo no va a ir “tocado”?

Este es el conejo, de resaca después de haber comido 🙄
Este es el conejo, de resaca después de haber comido 🙄

Y ya… ya nos centramos, que la facilidad de dispersión que tenemos no es ni normal 😁

Ingredientes

· 1 conejo troceado 🐰
· las vísceras del conejo 🙊*
· 20 almendras
· 1 pimiento verde
· 1/4 pimiento rojo
· 1/2 calabacín
· 1 tomate
· 1 zanahoria
· 1 cebolla
· 2 dientes de ajo
· 1 patata
· 1 vaso de vino blanco🍸
· 1 vaso de vino tinto 🍷
· 1 vaso de brandy 🍾
· agua (qué menos después de tanto pirriaque…) 🙃
· sal y pimienta

*quizás la palabra víscera no suena muy amable que digamos, pero no os preocupéis, ya que se usan para darle mucho sabor al plato y no son como parecen 😉

Preparación

  1. Salpimentamos el conejo (echar sal y pimienta = salpimentar for dummies) y lo sellamos en una olla.
  2. Mientras se va haciendo un pelín el conejo, vamos picando toda la verdura en cubitos pequeños excepto las zanahorias que las cortaremos a rodajas.
  3. Cuando esté sellado el conejo, lo sacamos de la olla y lo dejamos reposar mientras seguimos cocinando el resto.
  4. En la misma olla que hemos utilizado para sellar el conejo, añadimos un poco de aceite (de oliva, del bueno, vaya) y todas las verduras menos la patata que la vamos a freír en otra olla/sartén.
  5. En un cazito, pondremos las almendras y las vísceras al fuego con un poco de agua. En cuanto empiece a hervir el agua, pa’ fuera las almendras. Las vísceras las dejamos 5 minutos más y, pasados los 5 minutos, las sacamos.
  6. Pelamos las almendras y las majamos con las vísceras en un mortero hasta conseguir una especie de papilla que añadiremos a la verdura que tenemos pochándose en la olla.
  7. Cuando tengamos fritas las patatas aparte, las añadimos a la olla de las verduras junto al conejo que teníamos apartado.
  8. Esperamos 5 minutos y añadimos un vaso de agua, un vaso de brandy, un vaso de vino blanco y otro de vino tinto. Ponemos el guiso a fuego lento, unas 2h aprox., hasta que reduzca.
  9. Cuando haya reducido, saca una barra de pan y ¡a mojar se ha dicho! Ahora ya sólo te queda disfrutar de un guiso espectacular.

Cuándo cocinar este plato

¿Sabes esos días en los que el cielo está un pelín cubierto y parece que Mordor se acerca, sigilosamente, por el fondo? Pues esos días (y ya si caen en domingo muuuucho mejor) son los idóneos para sacar a relucir el delantal que te regaló tu tita Pura y ponerte manos a la obra al guiso.

Y mientras cocinas, escucha este temazo…

 

2. Ensalada de otoño 🍆

Que rima con “hazte un moño mientras la preparas” 😜🤘

Ensalada de otoño
Especial para compis de piso que cocinan con moño

Ingredientes

· 2 tarrinas de queso fresco
· 2 tomates grandes de ensalada 🍅
· 1 granada
· 1 lechuga
· aceitunas negras
· aceite de oliva
· vinagre de Módena (que dicen también que es bueno para el pelo… como el pelazo que tiene el chico que sale en el GIF de arriba 😍)
· sal

Preparación

  1. Pela los tomates en rodajas finas y el queso.
  2. Corta la lechuga.
  3. Y ¡a decorar se ha dicho! Coge un plato bonito (porque mola preparar algo para comer y ponerlo en un plato bonito) y haz una base con las lechugas que has comprado. Sobre la lechuga, coloca una segunda capa con las rodajas de tomate que has cortado. A continuación, hacemos lo mismo con el queso. Para (casi) terminar, ponemos la chicha de la granada en el centro de nuestro plato rodeada por las aceitunas negras.
  4. Antes de romper tu obra de arte culinaria a base de bocaos, ¿qué tal si hacemos una sencilla vinagreta? En un bol añade un chorrito de aceite y vinagre y mézclalo bien. Termina la vinagreta con un par de cucharadas de cebolla picada muy fina.
  5. Riega la ensalada con la vinagreta que acabas de preparar y ¡disfruta de la ensalada!

Cuándo cocinar este plato

Un lunes, sin duda alguna. ¿Por qué un lunes? Porque no hay nada que limpie mejor tu cuerpo después de un finde de jarana que una ensalada tan fresquita como esta. Además, tiene granada, una fruta otoñal que, además de estar deliciosa, tiene un alto poder antioxidante.

Y mientras cocinas, escucha este temazo…

3. Crema de boniatos y calabaza🍆

Que la temporada de la calabaza coincida con que en Hallowe’en se usen calabazas como motivo ornamental para prácticamente todo no es casualidad.

A este seguro que nunca le dieron calabazas...
A este seguro que nunca le dieron calabazas…

 

Ingredientes

· 500gr. de calabaza
· 500gr. de boniatos
· 1/2 puerro
· 1 cebolla morada pequeña
· 2 patatas blancas pequeñas
· 1 zanahoria pequeña
· 200ml de nata líquida para cocinar
· aceite de oliva
· sal y pimienta

Preparación

Antes de dar los pasos a seguir, dejamos claro que con las cremas de verduras pasa como con el gazpacho, que en cada casa (piso compartido en este caso) se prepara de una manera distinta. Nos vamos a quedar con la más sencilla de todas. Porque es jueves, es tarde y ya estamos cansados después de todo el día.

  1. En un olla de tamaño medio, echa un chorrito de aceite de oliva y ponlo a fuego lento. Mientras se calienta un poco, corta el puerro (sin olvidar lavarlo antes) en 3 trozos y lo echas en la olla.
  2. A continuación, mientras se va cociendo el puerro, corta la cebolla también en trozos y la echas a la olla. Remueve poco a poco el puerro con la cebolla.
  3. Hacemos lo mismo con los boniatos, la calabaza y las patatas.
  4. Cuando ya tengamos un poco dorado todo, añadimos agua en la olla donde tenemos las verduras hasta sobrepasarlas en un par de dedos. Le añadimos sal y pimienta (al gusto, pero sin pasarse).
  5. Cuando se haya consumido casi todo el agua y las verduras estén pochas, le añadimos la nata líquida y una pizquita de sal.
  6. Removemos todo bien y quitamos la olla del fuego.
  7. Con mucho cuidado de no quemarnos (que no sería la primera vez que una salpicadura nos quema), batimos todo con la túrmix hasta conseguir una textura lo más homogénea posible.
  8. Dejamos enfriar un pelín y ¡emplatamos!
  9. Y si quieres currarte un detallazo, una vez hayas emplatado la crema, añádele picatostes y una hojita de hierbabuena (o menta, tú decides cómo llamar a esta deliciosa planta que para unos es diferente y para otros, igual).

Cuándo cocinar este plato

La primera noche que notes que el frío asoma por la puerta y tengas unas ganas locas de ver el nuevo capítulo de tu serie favorita (Stranger Things, Peaky Blinders, Mr. Robot, etc…). Ese día resérvate 40 minutos, el sofá, la manta que tienes aún guardada en el mueble desde el pasado invierno y unas palomitas, y disfruta de esta crema (mano de santo) con tus compis de piso.

Y mientras cocinas, escucha este temazo…

 

4. Setas (de cultivo) con jamón🍗

Imagínate: tú, tus compis de piso, un finde y la montaña. Y toooodo el fin de semana jugando a ver quién recolecta más setas (de las buenas, ¿eh?) mientras respiráis un poquito de aire fresco y puro.

inspira, espira, inspira, espira, ¡aire fresco!
inspira, espira, inspira, espira, ¡aire fresco!

Ingredientes

· 200gr. de setas de cultivo (las que has recolectado antes con tus compis de piso)
· 150gr. de jamón serrano
· pan rallado
· harina
· huevos batidos
· alioli

Preparación

  1. Lavamos bien (pero bien bien) las setas y las secamos (también bien bien).
  2. Pasamos las setas (bien secas, ¿ehn?) por harina, huevo batido y pan rallado.
  3. Volvemos a pasarlas por huevo y pan rallado para que queden aún más crujientes las setas.
  4. A continuación, pasamos las setas rebozadas por aceite muy caliente (ojo cuidao! No te quemes!!!).
  5. Las dejamos reposar en papel de cocina para quitarle el máximo aceite posible.
  6. Ponemos las setas secas en un plato (bonito otra vez, para no perder la costumbre).
  7. Las cubrimos con jamón y las acompañamos con alioli*.
  8. Y ¡a comer!

*la receta del alioli ya si eso os la daremos otro día. Que hoy hemos intentando hacer alioli casero en la oficina y madre mía la que hemos liado 😁

 

Cuándo cocinar este plato

Lo diremos lo más claro posible… cuando te salga del moño, siempre que sea otoño. (La rima es gratis. De nada).

 

Y mientras cocinas, escucha este temazo…

(antes de que le deis al play, aclaramos el por qué de la elección de este tema: satisfaction = setisfaction, o lo que es lo mismo, la satisfacción que sientes cuando eres tú el compañero de piso, de Badi, que más setas ha recolectado en esa escapada a la montaña.