10 tipos de compañeros de piso

A lo largo de nuestra vida, y mira que es larga (la vida… no os disperséis), podemos conocer muchos tipos de personas. Las hay muy especiales (las parejas), especiales (los rollitos de primavera) y poco especiales (los exs). Las hay que pertenecen al grupo de la familia versus las que consideramos amigas, o esa familia que elegimos a dedo. También tenemos a los conocidos, que van apareciendo a distintas horas del día, pero pocas veces dejan la huella que pueden dejar los considerados familia o amigos. Por ejemplo.

Y luego está la subespecie que metemos en el saco de compañeros de piso: esas personas que vamos conociendo mientras vivimos la aventura odisea de compartir piso. Estos pueden ser considerados personas muy especiales, especiales, poco especiales, familia o incluso amigos. Aunque también, dependiendo de cada caso, pueden tener muchas características comunes al grupo de los conocidos.

Tras un estudio realizado en Silicon Badi, el centro tecnológico startupero ubicado en Passatge de la Pau de Barcelona, hemos podido desgranar muy a fondo a este subgrupo (de compañeros de piso) encontrando 10 tipos muy pero que muy característicos que os presentamos en 3…

2…

1…

1. El organiza-fiestas:

Dícese del susodicho que, a golpe de lunes, está ya maquinando la fiesta del próximo viernes. Es ese compañero de piso al que no hay finde que se le resista, capaz de meter, en un piso de 3 habitaciones, a más de 40 personas, dejarse los ahorros del mes en preparar brebajes varios y comida en abundancia para todo kiski y que, de pequeño, parece que se cayó en la marmita con etiqueta Party Hard. Este compañero de piso se graduó en la universidad como Show Man apto cum laude. Y hasta es capaz de, por ejemplo, comprarse un billete de avión a Sudáfrica cuando alguno de los asistentes a su fiesta le suelta un “no hay narices, Iñaki”.

El organiza-fiestas

2. El padre prematuro:

O madre prematura, que aquí caben tanto hombres como mujeres. Como en el tipo de compañero de piso anterior. Que conste. Este tipo es el que, cuando haces algo que no es del todo correcto, siempre te suelta un “hombre no, esto así no, asao“. El mismo que cuando el grajo vuela bajo, hace un frío del carajo y tú te pones griposo perdío, te viene a ver a tu habitación, sopita en mano y te comenta que, si te tomas esa sopa con jenjibre y limón el gripazo se irá para no volver. Este tipo de compañero de piso es MUY necesario. Y es que sabe de todo, por joven que sea. Con un pie contrata los suministros del piso, con el otro hace las cuentas del mes, y con los brazos te da una abrazo maternal cuando crees que el mundo se te está haciendo añicos.

 

El padre prematuro

3. El abuelete

Si todo buen piso compartido tiene un organiza-fiestas dentro, también debería tener a su antagonista: el abuelete. Y es que ver un diálogo (por no decir discusión) entre organiza-fiestas y abuelete es telita de divertido para el resto de compañero de piso. Este es el típico que a las 20h, cuando le propones ir a tomar algo un jueves, te dice un “uy no, que en breves me voy a dormir”. Eso sí, cuenta las historias como nadie y antes cualquier situación tira de refranes que da gusto y es capaz de meterse en el bolsillo a cualquier persona con sus historias. Tiene mucho en común con el padre prematuro, sobretodo cuando llega el duro invierno y cuando te dispones a salir a la calle va corriendo, callao en mano, a por una bufanda de lana “no vaya a ser que te resfríes“.

El abuelete

4. El ennoviado

Da igual lo que esté ocurriendo en casa, lo que os estéis contando o qué planes estéis montando para el finde. El ennoviado siempre tiene algún recuerdo-historia a la que hacer referencia sobre lo que sea que esté ocurriendo en casa. Es el que, si su media naranja llama a casa por la noche, puede tirarse horas y horas y horas para despedirse con un interminable “cuelga tú… que no, cuelga tú… que no tonto, ¡cuelga tú!”. Ve el mundo de color de rosa, mientras hace un tiempo escucha hard techno, ahora escucha a Pablo Alborán a todas horas y vomita corazones voladores allá por donde va. Nunca da puntada sin hilo, es decir, que nunca hace o dice nada sin tener en mente a su caramelito de fresa/churri/cari.

El ennoviado

 

5. El empantallado empantallao

Los 12h y está jugando a la play en el salón. Las 16h y sigue jugando a la play. Las 22h y sigue con la maquinita y un trozo de pizza reseco que sobró el finde anterior. Las 03h y, si entras al salón, lo único que ves es su cara iluminada por la pantalla de la tele con la play enchufada. Las 06h y recostado en el sofá ¡sigue jugando a la play! Puedes sustituir play por tablet, smartphone o hasta game boy, que el resultado será el mismo. Ya sabes de qué tipo de compañero de piso hablamos: de ese cuya vida social gira entorno a una pantalla.

El empantallao

6. El KH7 o lejía Conejo

¿Sabes esa imperceptible mota de polvo invisible (como lo esencial) a los ojos? Pues este tipo de compañero de piso ¡la ve! Y no la ve en tamaño diminuto. No. La ve en formato bola de oeste corriendo por mitad del pasilla y agrandándose hasta un tamaño descomunal.

Limpia absolutamente todo, cosa que no está nada mal, pero lo suyo ya es enfermizo. Es too much. En todo buen piso compartido hay cosas (como los cristales) que a veces se olvidan. Si tienes la suerte de tener a este tipo de compañero compartiendo piso contigo ¡esto jamás ocurrirá! Puedes detectarlo porque es el típico que hasta limpia el polvo de las plantas de casa para que se vean brillantes. Como la señora Doubtfire, pero en el 2016 y muy real.

El KH7 o lejía Conejo

7. El fantasma

El compañero que sabes que existe, pero nunca lo ves. Ese que deja huellas inequívocas de su existencia con, por ejemplo, saber que ha pasado por el baño por razones tan obvias como su olor… Sabes que existe, lo sabes… alguien debe ocupar la habitación de al fondo a la derecha que no es el baño…

También hay otra variante al fantasma: ese otro compañero de piso que los domingos jura y perjura haber estado con Giselle Bunchen o su hermana pequeña; o con Leonardo diCaprio o su primo segundo…, pero que en el fondo no se ha comido ni un colín.

El fantasma

8. El CR7

Sombra aquí, sombra allá, engomínate, engomínate… Conoce al dedillo todos los productos de la marca Billy y sabe la diferencia entre gel, gomina y cera para el pelo. El CR7 guarda gran parecido con la segunda variante de El fantasma. El cuarto de baño lo tiene bastante completo con toooda su colección de productos para su pelazo. Y tú, gominas aparte, te las ves para encontrar un pequeño hueco en el que dejar tu cepillico de dientes. El CR7 conoce todos y cada uno de los rincones de su cuerpo. Normal teniendo en cuenta que es capaz de pegarse la friolera de 1h en el baño ¡después de haberse duchado!*

El CR7 tiene una versión femenina conocida como La Kardashian: esa compañera de piso que en lugar de una única crema hidratante tiene tropecientas mil, ¡pero con el mismo efecto!

El CR7

9. El porky

Más marrano que la tota… esta frase a este compañero de piso le va como anillo al dedo. Los platos sucios en el fregadero a él se le reproducen. Es el enemigo número 1 del KH7 y lejía Conejo. Es capaz de dormir con las mismas sábanas más de un año seguido. Para él “escoba” es el apellido del prota de Narcos, pero sin la “r” final. Y tiene un don: el de reutilizar la ropa hasta que finalmente ella sola va andando hacia la lavadora. En resumen: el porky el marranete de toda la vida.

El porky

10. El guiri o expat

Todo el mundo debería compartir piso, al menos una vez, con un guiri o expatriado. ¿Por qué? Porque están como locos por enseñarnos su cultura, sus tradiciones, sus cosicas varias. Y, además, les encanta aprender costumbres y otras cosicas varias que no tienen en sus respectivos países o ciudades. Por ejemplo: un gallego que se va a vivir a Madrid te enseñará cómo preparar un buen polbo a feira (jeje… ¡NO TE DISPERSES! El polbo a feira es ¡el pulpo a la gallega!🐙); un andaluz te enseñará la fórmula mágica y ancestral del gazpacho; y un alemán te enseñará que el Oktoberfest puede ser cualquier día, a cualquier hora y en cualquier sitio.

El guiri o expat

 

Y aquí acaba nuestro estudio sobre los 10 tipos de personas con las que podrías acabar compartiendo piso. Si tú, que usas nuestra app para encontrar compañeros de piso, has descubierto algún tipo más, porfi, te rogamos que nos los comuniques para poder ampliar nuestro estudio certificado en Silicon Badi. ¿Cómo? Con un comentario en este post o escribiéndonos a nuestra página de facebook, perfil de twitter o instagram.